El hotel Meliá de Alicante cobrará a las parejas que hagan presencia en las rocas

2 min


Imagen del espigón de rocas que hay detrás del hotel Meliá de Alicante

El hotel Meliá de Alicante se ha convertido en un estandarte de nuestra ciudad. Sus hermosas habitaciones, sus acabados de primera y su ubicación privilegiada hacen que este hotel sea una de las principales opciones para los turistas de toda España. El hotel Meliá de Alicante tiene distintos tipos de ofertas para los visitantes. Este hotel es genial para conocer la ciudad en familia, pero también se ha convertido en uno de los mejores lugares para tener una escapada romántica.

Sin embargo, muchos alicantinos se han tomado esto de manera muy literal. Obviamente, la hermosa piscina exterior y su cercanía con el mar dan a este hotel un aura mágica y acogedora. Esto atrae a muchas parejas enamoradas en búsqueda de aventura y felicidad. Pero hay un detalle: el espigón del Meliá de Alicante atrae a más parejas de las que debería.

La gran afluencia de parejas que se acercan a las rocas del Meliá de Alicante han generado una gran preocupación entre los directivos del hotel. Es común que los alicantinos, después de salir de fiesta o pasar un buen rato, se den una vuelta por las rocas cercanas al Meliá para pasar un rato agradable. No obstante, a veces este “rato agradable” implica que los huéspedes del hotel no puedan disfrutar de la vista al mar y se distraigan con lo que sucede en el espigón.

Un espigón lleno de tradición, amor y… travesuras

Todo empezó cuando un día normal y corriente, el gerente del hotel se percató de la presencia de una pareja “dándose amor” en plenas rocas. Un gerente pensó que esto sería una cuestión de una sola vez, pero poco a poco este suceso se iba repitiendo con mucha frecuencia. De repente, se hizo normal que las parejas alicantinas decidieran encontrarse en el espigón para hacer sus travesuras.

La popularidad de las rocas del Meliá creció tanto, que era normal ver a decenas de parejas los fines de semana después  de una noche de fiesta. La situación llegó a un punto en el que tuvo que convocar una reunión de urgencia para decidir sobre cómo proceder al respecto.

Los gerentes del hotel intentaron poner un cerco para evitar que las parejas siguieran yendo a las rocas. Esto no sirvió de nada, pues aparentemente el amor puede con cualquier tipo de obstáculo físico. Después de una serie de ideas, se llegó a la conclusión de que la mejor forma de lidiar con este asunto era cobrar por el uso del espigón.

De esta forma, el hotel Meliá anunció que ahora va a cobrar para permitir a las parejas pasar un rato de pasión en el espigón.

Bajo el lema de “Alicante, rocas, mar y travesuras”, el hotel Meliá inauguró una nueva alternativa para tener una perspectiva distinta de Alicante. Ahora los huéspedes pueden optar por este servicio, el cual incluye un bote de protector solar para el sol de las mañanas (en caso de pasar una velada completa), una botella de champaña y protección especial contra los erizos de mar.


TE MOLA? COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS!

El Negre LLoma
En mis tiempos tenía fama de vago y borracho, pero nada en comparación con los vagos y borrachos de ahora. Es hora de acabar con la costumbre de ser “més gos que el Negre Lloma”, estáis avisados.

What's Your Reaction?

A fer la mà A fer la mà
0
A fer la mà
Chè quin tío pena! Chè quin tío pena!
0
Chè quin tío pena!
Fotrè què fort Fotrè què fort
0
Fotrè què fort
Ni fú ni fá! Ni fú ni fá!
0
Ni fú ni fá!
Te ho-menje tot! Te ho-menje tot!
0
Te ho-menje tot!
¡Collons! ¡Collons!
1
¡Collons!
¡Que en pixe! ¡Que en pixe!
1
¡Que en pixe!
Móla! Móla!
0
Móla!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
¿Aún no sigues nuestras Redes Sociales?