La lluvia en Alicante es maravillante

3 min


Mujer viendo caer la lluvia en Alicante

No es que la lluvia en Alicante sea maravillante ni mucho menos, lo que pasa es que estamos tan desacostumbrados a que no llueva, que cuando lo vemos en el pronóstico del tiempo, no nos lo creemos ya, es más, nos enfurecemos mucho y muy fuerte porque sabemos que nos están mintiendo descaradamente. Probablemente, cuando éramos unos mañacos se nos llenaban los ojillos de ilusión cuando nos decían que iba a llover, como la noche que venían los Reyes Magos o cuando se nos caía un diente y esperábamos con ansia el dinerillo que nos dejaba el Ratoncito Pérez debajo de la almohada. Pero de eso ya hacen demasiadas sequías.

Niño chapoteando en un charco de lluvia en Alicante

Y ahora la pregunta del millón: ¿Cuántos días llueve en Alicante?

Si buscamos información en varios medios (llámese Google por ejemplo), mmm, no son del todo claros con esta pregunta. Te dicen que la temperatura de media anual es de 17 ºC, llegando en verano hasta los 32ºC, que el gran protagonista es el sol, ya que está presente por más de 300 días al año, y ya si se sigue leyendo, al final del todo, como si fuera la letra pequeña de un contrato, te dicen que la lluvia en Alicante aparece muy de vez en cuando. Además, cuando aparece, ya tenemos a nuestro amigo el de la avioneta trabajando.

Conclusión: En Alicante NO llueve

Y tengo datos que lo demuestran. Según nuestro querido periódico des-información, frente a los 70 litros por metro cuadrado que debería caer en Alicante entre diciembre y marzo (en tiempos normales), este año ha caído la friolera de 17 litros.

Como ves la lluvia es casi un mito milenario digno de estudio del MARQ.

Sin embargo, no siempre ha sido así. En alguna ocasión sí que ha llovido, y lo ha hecho con la fuerza y violencia como de un Tsunami se tratara. Durante los meses de septiembre y octubre las trombas de agua (o Danas como se conocen ahora) han venido a Alicante, ciudad de vacaciones.

Durante estos períodos, los alicantinos han sacado sus coches a relucir, los más jóvenes han fantaseado con la idea de sacar sus colchonetas de piscina e ir navegando a visitar a sus amigos (en Alicante no tendremos paraguas, pero las colchonetas de playa o piscina son un bien hereditario de hermanos mayores a los más pequeños). Los adolescentes han visto sus súplicas escuchadas, y las gasolineras con tubos de lavado, se han frotado las manos.

Estoy casi seguro de que te estarás preguntando, y ¿con semejante despliegue es normal que los alicantinos no tengamos paraguas? Y yo te digo que sí, que es súper normal que no tengamos paraguas (y si tenemos alguno, ya te digo que la mitad de las varillas están rotas).

¿Para qué lo vamos a tener? Si no llueve, no lo necesitas y si vienen las riadas, no será capaz de cumplir su función.

Es más, mi vecino Luis heredó un paraguas de su abuelo, que era vasco, y como no sabía utilizarlo, decidió que la mejor opción para darle utilidad a ese cachivache del demonio era atarlo a la barandilla de su balcón para proteger a sus plantas de las miradas indiscretas y los rayos directos del sol (sus plantas son muy tímidas).

Pero, lo verdaderamente importante es que Alicante se queda sin agua dulce para un verano que se prevé tórrido. Bueno se iba, porque estos días pasados, íbamos los alicantinos como pollo sin cabeza, sin saber qué hacer con tanta agua caída de los mismos cielos.

Esperemos que siga lloviendo más días, menos el día de Mona y el Día de la peregrinación de la Santa Faz, por supuesto; porque la verdad es que lo necesitamos.


Like it? Share with your friends!

El Negre LLoma
En mis tiempos tenía fama de vago y borracho, pero nada en comparación con los vagos y borrachos de ahora. Es hora de acabar con la costumbre de ser “més gos que el Negre Lloma”, estáis avisados.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.